Inicio Moda Moda y clases sociales: La autodefinición del ser humano

Moda y clases sociales: La autodefinición del ser humano

Moda y clases sociales: La autodefinición del ser humano

Moda y clases sociales

Moda y clases sociales

La Moda es uno de los aspectos más centrales de la cultura de las clases sociales, tanto en la sociedad moderna como en la antigua.

Está profundamente influenciada por los cambios económicos, políticos y culturales.

La industria de la moda desarrolló a nivel global y llegó a convertirse en el tercer mayor negocio después del sector tecnológico y financiero.

Con el paso del tiempo, la Moda se ha convertido en una forma de definir una identidad social para grupos de diferentes clases.

La aparición de nuevos estilos, tanto para la ropa como para los zapatos, cuero y joyas, ha permitido a algunas clases sociales se distingan como élites.

La alta sociedad se ha definido muy acertadamente a través del uso de moda.

Por ejemplo, algunas prendas de moda se consideraron solo aptas para la élite, como los abrigos de pieles, los vestidos largos, y otras prendas más formales.

Al mismo tiempo, algunos grupos sociales también han usado la moda para discriminar y separarse de aquellos que son menos privilegiados.

Esto se debe, principalmente, a que la Moda es una forma de expresar el estatus social y significa que en determinados círculos, llevar la ropa adecuada o usar determinadas marcas es una forma de demostrar al mundo que se pertenece a una determinada clase social.

Por lo tanto, aquellos que no estén vestidos con la ropa adecuada o no sigan las tendencias pueden ser marginados.

Cada vez más académicos argumentan que las distinciones de clase contemporáneas se hacen a través de prácticas y gustos culturales.

Sin embargo, la vestimenta cotidiana es quizás el marcador de gusto más inmediato y, por lo tanto, un medio importante de distinción de clase. 

Esto es particularmente cierto para las mujeres, ya que su rol de respetabilidad, feminidad y maternidad están encarnadas por la moda y moldeadas por la clase.

El diseño como autodefinición del ser humano.

Vestirse es una práctica social que surge por la imposición de un sistema estructurado y la libertad con la que cada ser humano se autodefine y se identifica en una categoría.

El diseño de moda afecta a los grupos sociales, pues cada uno de ellos tienen sus símbolos, materiales, formas de ver o crear.

Esto genera que clases altas, las medias e incluso las bajas cuentan con sus propias modas y aunque a veces se intercambien o mezclen.

Se muestra notoriamente que se han de modificar formas, colores, materiales y significados por diferentes razones.

Ya no es solamente la facilidad de hacer un producto, sino, si es un diseñador o marca que todo el mundo quiere.

Esto puede aumentar su popularidad y demanda, pero quienes lo podrán conseguir son las personas de la clase alta.

Por otra parte, los consumidores de clase baja buscarán imitaciones o la forma más parecida de vestir a las colecciones de importantes y famosos diseñadores.

Esto genera que clases altas, las medias e incluso las bajas cuenten con sus propias modas en las que pueden agregar modificaciones de formas, colores y materiales a los diseños originales.

El diseño de moda e indumentaria puede considerarse una herramienta valiosa para el estudio de las clases y el cambio social. 

Al examinar las formas en que la moda refleja, expresa y da forma a los valores, normas y actitudes culturales, proporciona información sobre algunos de los procesos sociales y culturales más importantes de nuestro tiempo. 

Desde reflejar el estatus y la clase hasta rastrear los cambios en las normas sociales, la moda se puede utilizar como un medio para analizar las complejas fuerzas sociales, culturales y económicas que dan forma a nuestras vidas.

Comentarios cerrados