Casa familiar en un canal de Ámsterdam

Casa familiar en un canal de Ámsterdam

Casa familiar en un canal de Ámsterdam.

En los últimos años, muchos de los antiguos edificios que rodean los canales, se han rehabilitado para convertirse en elegantes residencias.

Es el caso de este proyecto, una casa monumental de tres plantas que ha sido reformada tras haber pasado varios años abandonada para convertirse en el hogar de una familia apasionada por los viajes.

Sander van Eyck

Sander van Eyck asegura que “la familia me pidió que me encargara de todo el diseño: desde la distribución, el mobiliario y la iluminación, hasta el diseño a medida de la cocina y el baño”, donde HIMACS tiene un protagonismo especial.

A un entorno exterior excepcional, marcado por la presencia de los icónicos canales de Ámsterdam, se suma un interior de espacios abiertos y dotados de luz gracias a amplios ventanales y a una apuesta decidida por el color blanco.

Esta uniformidad cromática se ve rota únicamente por un suelo de madera oscura y alguna nota de color en el mobiliario.

El toque exótico y humano llega de la mano de los elementos decorativos, una oportunidad para hacer referencia a la pasión por viajar de esta familia.

Casa familiar en un canal

Así, en perfecta armonía y de forma equilibrada, en esta casa monumental conviven lámparas de araña propias de un estilo barroco versallesco con conchas en los lavabos para transportarnos al mar, pasando por un espejo cuyos tentáculos bien recuerdan al sol que calienta en la sabana africana y una reproducción de un Ibis escarlata, un ave propia de Sudamérica, protagonista indiscutible del salón gracias a su color anaranjado.

Casa familiar en un canal de Ámsterdam: Un salón por el que recorrer el mundo

Amplio y luminoso, el salón de la casa imprime elegancia en sus blancas paredes salpicadas de estanterías y objetos estrafalarios de decoración.

Sin embargo, el lugar destacado de la estancia lo ocupa, como no podía ser de otra forma en una casa familiar, una mesa redonda que invita a sentarse en las sillas de diseño que la rodean.

Una elegante encimera blanca, la estrella de la cocina

En la cocina de esta casa holandesa todo gira en torno a la sutil silueta de su encimera, realizada con la piedra acrílica HIMACS en su acabado Alpine White.

Su superficie no porosa, completamente lisa y sin juntas visibles es garantía de limpieza e higiene. Además, su durabilidad y alta resistencia al calor han permitido integrar los fogones en la estructura.

Casa familiar en un canal

Del mismo modo, la parte frontal que completa la encimera mantiene la característica superficie lisa de HIMACS en la que únicamente se aprecia un delicado juego de líneas que indican la presencia de cajones y armarios, realizados en el mismo material.

Para añadir un toque de color al espacio, Sander van Eyck ha creado un contraste inesperado con un acabado de latón para la grifería, a juego con la campana.

En esta última pieza, el interiorista ha optado por el latón macizo trabajado artesanalmente y adherido a una pared de mármol de Carrara, que confiere un plus de lujo a la estancia.

HIMACS, fundamental para ganar espacio y luz en el baño

Las propiedades de la piedra acrílica y las posibilidades que ofrece a la hora de evitar las uniones visibles fueron determinantes para Sander van Eyck al enfrentarse al desafío de crear un baño espacioso y completamente equipado en una superficie de tan solo 9,5 m2.

El interiorista diseñó en HIMACS Alpine White dos lavabos idénticos de líneas rectas con un cajón secreto, que permanece invisible hasta el momento de su apertura.

Casa familiar en un canal

Los lavabos están dispuestos uno frente al otro, dejando un espacio amplio en el centro de la estancia para la bañera y el gran ventanal.

Unos espejos, que desde los lavabos alcanzan el techo, contribuyen a alargar y ampliar ópticamente el espacio.

La simetría, la luz natural y la presencia del blanco consiguen ofrecer la deseada atmósfera apacible que buscaba la familia.

Casa familiar en un canal

El guiño al lujo lo hace la lámpara de araña en tonos dorados, cuya presencia no recarga la estancia gracias al uso del color blanco como hilo conductor en todos los elementos que la integran, combinado únicamente con algunos acabados en negro para imprimirle personalidad.

De esta forma, los arquitectos han dado vida a un diseño en el que predominan las líneas rectas y una elegancia fresca gracias a la mezcla entre el minimalismo del mobiliario y el exotismo de la decoración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.