MyHelmet: Un casco 100% biodegradable hecho de micelio y cáñamo

MyHelmet: Un casco 100% biodegradable hecho de micelio y cáñamo.

MyHelmet: Un casco 100% biodegradable hecho de micelio y cáñamo.

Un casco de bicicleta debe proteger bien la cabeza, debe pesar poco, ventilar bien y permanecer en la cabeza. 

Con esos requisitos en mente, el estudio de diseño Holandés MOM junto el Politecnico di Milano, buscan una alternativa ecológica.

En MOM Lab llevan tiempo experimentando con bioproducción a base de micelio y hojuelas de cáñamo.

El micelio es la red de raíces de un hongo que utiliza las escamas como alimento. 

Primero realizaron muestras de materiales en diferentes composiciones hasta tener la composición perfecta.

Al diseñar el casco de bicicleta, aplicaron el uso del vigor y la estructura de red del micelio.

Las diferentes capas en el diseño no solo brindan conexiones cruzadas adicionales en el material, sino que también dejan espacio para el flujo de aire necesario para enfriar la cabeza.

MyHelmet

Para el cinturón y la capa exterior de MyHelmet, utilizamos tejido de cáñamo, un material biodegradable al que se adhiere el micelio. 

La estructura tejida del textil también aporta un extra de resistencia al casco.

El diseño permite que las diferentes partes crezcan firmemente juntas. La correa se fija durante el proceso de crecimiento y se une a las otras partes en el lugar correcto. 

La prueba de concepto funciona y ahora se puede desarrollar una mayor producción.

Seguro para la cabeza, bueno para el medio ambiente. 

Studio MOM convirtió un casco de bicicleta ‘ordinario’ en un cambio de juego. 

Al desarrollar un nuevo proceso, se han acercado un paso significativo al despliegue de la bioproducción con micelio a escala industrial. 

MyHelmet
MyHelmet

Con MyHelmet, la industria de la bicicleta ahora tiene algo en sus manos que puede detener el flujo interminable de desechos dañinos y sistemáticos de plástico y EPS. 

La tecnología basada en micelio encaja en la nueva realidad circular tal y como nos gusta verla; las emisiones de CO2 son mínimas, no se necesitan materias primas fósiles y el resultado final es 100 % biodegradable. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.