HomeTienda de diseño y decoraciónSillasSilla Butterfly diseñada por Antoni Bonet, Jorge Ferrari y Juan Kurchab.

Silla Butterfly diseñada por Antoni Bonet, Jorge Ferrari y Juan Kurchab.

 

La silla Butterfly también conocida como BFK, fue creada en Buenos Aires en 1938 por el trío de ex alumnos de Le Corbusier: el diseñador barcelonés Antoni Bonet y los argentinos Jorge Ferrari y Juan Kurchab (el nombre viene de juntar las iniciales de sus apellidos).

 

Comprar modelo original en: Knoll.

Otras opciones:

 

     

 

 

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Historia de la Silla Butterfly o BFK diseñada por Antoni Bonet, Jorge Ferrari y Juan Kurchab.

Historia de la Silla Butterfly o BFK diseñada por Antoni Bonet, Jorge Ferrari y Juan Kurchab.

La silla Butterfly también conocida como BFK, fue creada en Buenos Aires en 1938 por el trío de ex alumnos de Le Corbusier: el diseñador barcelonés Antoni Bonet y los argentinos Jorge Ferrari y Juan Kurchab (el nombre viene de juntar las iniciales de sus apellidos).

 

Utiliza cuero y hierro. Es fácil de mover, fácil de limpiar y cómoda («hasta que intentes levantarte»).

 

Fue un gran éxito en Estados Unidos, donde Artek-Pascoe comenzó a producirla en 1941; Knoll se hizo cargo en 1948 donde obtuvo un éxito inmenso y se convirtió en un verdadero ícono en la historia del diseño.

 

Después de perder una demanda por protección de derechos de autor, Knoll también dejó de producir en 1951. Una vez en el dominio público, el diseño generó, según algunas estimaciones, 5 millones de copias solo en la década de 1950.

 

El proyecto Butterfly desde su inicio ha sido una historia de transformación, adaptabilidad y evolución, características intrínsecas de nuestro tiempo.

 

Era 1937 cuando los tres brillantes y talentosos jóvenes arquitectos se reunieron en París y juntos pasaron un año estudiando en el estudio de Charles-Edouard Jeanneret, ya más conocido como Le Corbusier, absorbiendo los mejores elementos de su trabajo.

 

Es cierto que, antes o durante su aprendizaje, los tres arquitectos habrían leído L’Art Décoratifs d’Aujourd’hui, en el que Le Corbusier demolió la idea del arte decorativo en favor del diseño moderno.

 

En su libro, el arquitecto analiza nuevos diseños, desde muebles y objetos técnicos hasta productos y soluciones industriales producidos en masa concebidos en contextos militares que podrían transferirse al entorno doméstico.

 

No es sorprendente que, a su regreso a Argentina, los tres jóvenes aspirantes decidieron continuar por el camino que el Maestro les había mostrado. Fundaron Grupo Austral, un colectivo de diseño preparado para investigar los nuevos horizontes de la arquitectura y el urbanismo argentino.

 

Butterfly es el resultado del rediseño de un clásico mueble militar.

 

La silla Butterfly es el resultado del rediseño de un clásico mueble militar: la «Tripolina». Un sillón ligero y plegable con marco de madera y juntas de metal que formaban la base para una cubierta de lona o cuero.

 

Se cree que fue diseñado por Joseph B. Fenby en 1877 para el ejército británico, que luego vendió la patente en Italia y Estados Unidos.

 

El diseño de la «Tripolina» combina partes tradicionalmente separadas, como el asiento y el respaldo, en un solo elemento. La silla se puede plegar y guardar fácilmente en un práctico estuche con una correa para el hombro.

 

Los tres arquitectos estudiaron su potencial y lo rediseñaron, mejorando sus características para darle un lugar de honor en el nuevo entorno doméstico.

 

Fueron algunos de los primeros arquitectos en aventurarse al «rediseño«; una práctica que luego catapultaría a innumerables diseñadores a la fama y generaría numerosos muebles icónicos.

 

Se centraron especialmente en la estructura, inspirándose en la tendencia internacional del metal tubular, que en la década anterior había caracterizado los muebles del movimiento racionalista, el estilo altamente moderno fabricado a máquina defendido por el gran Corbu.

 

El marco de madera con juntas de metal, demasiado complejo para la producción industrializada en masa, se reemplazo por dos elementos metálicos curvos para crear un solo bucle sin costuras.

 

La nueva versión perdió la flexibilidad del diseño original pero adquirió características decididamente más interesantes. La forma del asiento mantuvo su simplicidad pero se volvió más limpia y definida.

 

Pero, sobre todo, logró condensar las ventajas de dos estilos en uno. Es versátil, ligero y apilable como una silla, pero también cómodo y amplio como un sillón.

 

No es de extrañar que el nivel de confort que ofrece recuerda a una hamaca que ofrece ligereza y la limpieza de un simple lienzo colgante.

 

Comprar modelo original en: Knoll.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Silla Butterfly diseñada por Antoni Bonet, Jorge Ferrari y Juan Kurchab.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.